Yoga y su relación con los cuencos tibetanos

Introducir los cuencos tibetanos en las clases de yoga no es algo nuevo, sin embargo algunos centros fusionan ambas técnicas en una misma clase. Hace algunos años era frecuente que, tras finalizar la sesión de yoga, el profesor aprovechará el momento de relajación final para tocar el cuenco. De esta manera los beneficios recientes obtenidos del yoga aumentaban.

Una vez finalizada la clase, tumbados boca arriba, la melodía de los cuencos ayuda a que los chakras se armonicen y la energía general también.

Si además se suma su poder relajante ayuda a calmar las molestias leves o los dolores de cabeza intensos. Estimula los estados de ánimos como el decaimiento, la exaltación o los nervios. Para desbloquear emociones es bastante aconsejado junto a la práctica de la meditación.

Cuando haces yoga es difícil que con el correr de los días no modifiques muchos hábitos negativos. Si hay algo que la práctica de esta disciplina milenaria tiene es la capacidad para volvernos más receptivos. Cuando se realiza con el acompañamiento de los cuencos segregamos menos hormonas vinculadas al estrés y aumentamos las endorfinas.

La onda sonora producida a través del frotamiento continuo del borde del cuenco por un elemento de madera, alcanza una nota mantra que se sostiene durante largo tiempo penetrando la materia y actuando a nivel celular, sintonizando por resonancia y simpatía. También actúa en el ámbito del hábitat, quebrando estructuras energéticas negativas depositadas en el espacio, específicamente en los rincones y en todo lugar en donde se perciba la energía estancada o desvitalizada. Para el practicante de meditación, escuchar el sonido de una campana o cuenco como si fuera el sonido de la propia mente es haber alcanzado un nivel muy alto de desarrollo espiritual. Es un signo de que su ego se ha derretido, su práctica se ha nivelado y transformado en su forma de vivir.

A través de las distintas culturas los cuencos fueron utilizados a lo largo de la historia para la elevación del espíritu. Elementos infaltables en los templos, eleva la frecuencia energética de las personas por resonancia. Es nuestra misión difundir sus propiedades benéficas para la salud mental y física de los seres humanos, apuntando a una mejor calidad de vida.

Esos sonidos tienen efectos beneficiosos para:

– Facilitar estados de relajación y meditación

– Calmar dolores leves, especialmente de cabeza

– Estimular en estados anímicos decaídos

– Relajar en estados anímicos exaltados o nerviosos

– Desbloqueos emocionales

– Armonizar los chakras y de la energía en general a todos los niveles

– Favorecer estados de trance.

Las vibraciones que emiten los cuencos producen los mismos efectos que el sonido, pero tienen más intensidad y al contactar directamente con la persona, la vibración penetra en el cuerpo afectando más profundamente tanto física, emocional, energética, como espiritualmente.

Los golpes suaves o el frotamiento continuo del palo pequeño de madera sobre el metal generan una onda similar a un mantra. Los expertos aseguran que esta es capaz de actuar a nivel celular, porque penetra la materia.

Cuando practicas meditación o yoga en grupo, notas una energía diferente a tu alrededor. Como si algo de la práctica aunase fuerzas que perduran en el sitio limpiando y purificando.

Cuando además de yoga recibes el sonido de los cuencos tu cuerpo, tu mente y tu espíritu conectan en un único momento. En muchos casos, las personas son capaces de percibir el sonido del cuenco como si fuera su propia mente. Ocurre en niveles muy altos de desarrollo espiritual, porque no es más, según los expertos en esta materia, que el desvanecimiento del ego.

Los cuencos tibetanos son realizados de manera artesanal e individual. Los moldes son antiquísimos y entre los metales con los que se fabrica existen siete aleaciones: plata, cobre, hierro, plomo, níquel, oro y bronce.

El sonido que emiten los cuencos estimula la introspección  y armoniza el sistema nervioso y cardíaco. Como todos los elementos que de alguna manera, trabajan con la energía de las personas, deben limpiarse esporádicamente. Existen diversas formas de limpiarlos, pero la más extendida, es la que sostiene que los cuencos deben limpiarse a través de la naturaleza. Para esto es necesario, que el cuenco reciba la luz solar durante un día completo y la luz lunar una noche entera, si es luna llena, mucho más recomendable.

Si te interesa complementar tu práctica de yoga, adquirirlo beneficios de su sonido o solo quieres hacer un obsequio especial, puedes encontrar unos maravillosos Cuencos traídos desde India en el siguiente link:

https://www.ganeshaimportaciones.cl/categoria-producto/cuencos-tibetanos/

7 comentarios de “Yoga y su relación con los cuencos tibetanos

  1. Pingback: Crear tu propio rincón de meditación en casa - Ganesha Importaciones SpA

  2. porn dice:

    It’s perfect time to make a few plans for the longer term and it is time
    to be happy. I’ve read this post and if I may I desire to suggest you some
    interesting things or advice. Perhaps you could write subsequent articles relating to this article.
    I want to read more issues about it!

    • Ganesha Importaciones dice:

      We are pleased to know that this article has been of interest to you. Of course we accept your suggestion and we will continue to publish articles related to this topic. We will also include articles with other related topics, which we hope will be to your liking.

      Bhadram te…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *